comida de negocios

Como alto ejecutivo es bien visto que en algunas ocasiones puedas invitar a comer a tus clientes o proveedores, a inversionistas o a miembros de tu equipo, esto pensando que estás buscando invertir en una relación que ayude a tu empresa a crecer.

“Comer con un cliente es algo normal y sin mucho problema” así decimos muchos de nosotros, sin embargo existen errores que sin darnos cuenta podrían cambiar por completo el rumbo de la reunión, por acciones que nosotros mismos hacemos y saboteamos más de lo que creemos nuestro propio esfuerzo.

Es por eso que nos dimos a la tarea de investigar a detalle ¿cuáles son los errores más comunes en una comida de negocios?

  1. Pelear por la cuenta

 

A todos nos ha pasado alguna vez, siempre al momento de llegar la cuenta se convierte en un estira y afloja de a quién le toca o quién quiere invitar a quién. Hay que ser proactivos y evitar este tipo de “enfrentamiento generoso”. Si bien es un buen gesto ofrecer pagar la cuenta, pero si fuiste tu el que invitó, entonces tu deberás pagar. Es mejor incluso que discretamente te encargues de la cuenta antes de iniciar la comida, o sigilosamente levantarte a pagar antes de concluida la reunión.

  1. Cancelar o cambiar horarios

El tiempo es el único activo que no se puede recuperar y no hay nada más valioso para un ejecutivo que el uso efectivo del mismo. Es compresible que surjan imprevistos antes de una comida de negocios, sin embargo es de muy mal gusto que estos se deban a que olvidaste algún pendiente y tengas que cancelar a último minuto. Busca a toda costa asegurar primero tu calendario antes de agendar un momento con tu cliente o proveedor.

  1. Ordenar primero

Pase lo que pase, permite que tu invitado ordene primero, puedes incluso hasta sugerir alguno de los platillos en el menú que hayas probado y recomiendes. Permite que el ordene primero y busca ordenar algo similar o en el mismo rango de precios, ya que debes ser percibido como un igual.

  1. Visitar restaurantes nuevos o de moda

Procura agendar tu reunión en restaurantes conocidos, evitar los de moda o nuevos lugares. Muchas veces el servicio, la disponibilidad o los alimentos pueden dejar a desear y en una comida de negocios lo que menos necesitas son distractores que influyan negativamente en el humor de los comensales. Propón restaurantes conocidos y bien recomendados.

Asegúrate que ninguno de tus invitados tenga algún tipo de restricción alimenticia antes de agendar la cita por ejemplo como no comer carne, no toma alcohol, así evitar cualquier situación penosa.

  1. No mantener la etiqueta en la mesa

Hay 3 cosas que debes cuidar cuando estas sentado en la mesa, probablemente lo sepas bien, pero en la práctica suele ser uno de los “detalles” más críticos.

  1. Buenos modales en la mesa: Un tema básico durante la comida
  2. Evita hablar sobre ti: Hablen más sobre el negocio y menos sobre ti. No hay nada más molesto que escuchar y escuchar lo que los demás tienen que decir de sí mismos. Una gran regla de administración de relaciones es buscar que tu invitado se sienta apreciado y no hay nada más tangible que interesarse por lo que él tiene que decir.
  3. No ver el celular: Hagas lo que hagas evita estar consultando tu Smartphone cada 20 segundos, dedícale el tiempo necesario a esta cita de negocios, incluso puedes poner tu teléfono en silencio y mantenerlo en tu bolsillo para evitar tentaciones

Te recomendamos seguir estos útiles consejos de convivencia básica y así minimizar el riesgo cada vez más de que tu comida de negocio no funcione de la manera que buscas.

En Club Ejecutivo hemos diseñado espacios de negocios y atmosferas de convivencia que por muchos años han funcionado en estas situaciones, nuestros socios son ejemplo claro que para los negocios también importan los espacios.